Misceláneas

De Fariseos y Demás Opiniones

image_pdfimage_print

De acá a un tiempo estoy enganchado a Playground, una página española ducha en coleccionar más haters que los que tiene el propio Frente Amplio dentro de su propia militancia. No sé si el espíritu progresista-pero frívolo-que la anima llegue a ser redituable en el mundo real. Se diría que sí, pese a la avalancha de comentarios negativos e insultos que recibe cada vez que postea artículos en defensa de las iniciativas feministas y los derechos LGBTI.

La verdad es que no entiendo a sus lectores. Es tan fácil dejar de seguir una página que no te gusta y, sobre todo, hay opciones en Facebook para no ver material que nos pueda resultar desagradable e incómodo.

Cada quien puede elegir la burbuja en la que desea vivir: ultra conservadora y derechista, o progre, según sea el caso. Le dije eso a uno de sus comentaristas y recibí como respuesta un: “Yo puedo estar donde se me dé la gana! Y puedo expresarme como se me dé la gana! Si no les gusta mi opinión no la comenten!!!”

Lo que se traduce a : “Yo puedo estar donde me da la gana, y puedo expresarme como me da la gana, y elijo tratar de amargarle la vida a otros, aunque en realidad solo alimento mi morbo con aquello que deseo pero que, de cara al público, censuro. Si no les gusta mi contradicción e hipocresía, ¡no comenten!”.

En realidad puede llegar a ser divertido responder esa clase de comentarios, ese es el problema de la procrastinación y de ser un opinólogo del Face, porque, obviamente, a esas mentes solo las podría cambiar una reencarnación en algún mundo donde su sistema estatal de educación sí funcione.

Desde que yo recuerdo esa página ha sido pro gay, marihuanera, feminista y un poco tarada, sensacionalista a más no poder; no me vengan a decir que antes publicaban noticias sobre las partituras de Mozart o sesudos análisis políticos dignos de ser tomados en cuenta. Hagan lo correcto si la odian, ¡no vuelvan a ese site nunca más!

Cuando esos lectores aducen que antes la página era mejor, pienso que a lo mejor publicaban algo así como vídeos tiernos de gatitos o bloopers de Youtube.

Pero, fuera del feminismo y los derechos LGBTI, otro tema candente arranca comentarios cargados de odio: el maltrato animal. Concretamente, me refiero a un posteo que hizo Playground con respecto al festival de Yulin, en China, donde se sacrifican y comen perros con el mismo salvajismo en intensidad con que nosotros abrasamos pollos y chactamos cuyes.

Menudos hipócritas, carnívoros y protaurinos quejándose de lo que hacen los chinos con los perros (que es lo mismo que acá  hacemos con otras especies). La próxima vez que vean un artículo sobre veganismo, ya saben, conviértanse en veganos, si tanto les importa (“página maldita, cómo alimentas el morbo, no quiero ver en un vídeo las mismas cosas que hace la gente que me vende carne”).

Playgrouneros hipócritas

Cuando Playground saca artículos sobre veganismo, defienden el consumo de carne, dicen ” no es crueldad, es para alimentación”. Bueno, en China es lo mismo, pero con perros. Los engordan salvajemente para comerlos, de la forma cruel que nuestra sociedad trata a vacas, pollos y cerdos. Pagamos para que los carniceros maten animales, nos llevamos desde el supermercado a nuestras casas sus limpios cadáveres. Entonces comprendo que el problema de esta gente no es que exista la crueldad hacia los animales, solo quieren pretender que no son partícipes de ella.

En fin, dejo por un momento Playground, y vuelvo a mi peruana realidad:

Toca comentar la infame página de #ConMisHijosNoTeMetas, donde la asociación de la homosexualidad con la pederastia es constante. Siempre en este país la violación de menores se trata en género masculino. ¿Y las niñas qué, las abundantes violaciones de niñas que semanalmente se denuncia en este país, qué? ¿Acaso todas ellas mienten, o se violan a sí mismas? Esa misma asociación de la homosexualidad con la pederastia podría utilizarse para fomentar prejuicios y odio contra la heterosexualidad. Vivimos en un país donde, de acuerdo a las cifras que el año pasado manejaba el Ministerio de la Mujer, las niñas y adolescentes eran el 65% de casos atendidos por violencia familiar, y el 70% de las víctimas de abuso sexual.

No estoy disculpando que haya depravados que violen niños, ojo, pero vamos, no es un argumento que se pueda utilizar para difamar a todo un colectivo ¡cuando bien puede utilizarse ese mismo argumento para darle vuelta a la tortilla!

 

¡Y esas son solo las cifras de los casos denunciados! Aparentemente vivimos en un país ultrapedófilo y maltratador de mujeres.

Claro, pero eso no interesa, lo que interesa es que esos escandalosos gays tengan la intención de pedir derechos. Con mis hijos no te metas, gay asqueroso, para eso están el cura y el pastor. Perú, país con un alto índice de niñas violadas, tranquilamente sus padres y padrastros se meten con ellas ¡sin necesidad de esos pervertidos gays!

 

#FrutoDeLaPacificaciónDelPresidenteFujimori <3

Comentarios de Facebook

commentarios

Acerca del autor

Francisco Joaquín Marro

Deja un comentario