Medioambiente

El Problema no es la Falta de Agua sino el Estado

Edwin Zarco
Escrito por Edwin Zarco
image_pdfimage_print

En el mundo la falta de acceso al agua provoca aproximadamente 12 millones de muertes por año y en áreas donde el suministro de agua no es adecuado, la mortalidad infantil es de 10 a 20 veces mayor que en áreas con buen acceso a ese servicio. En el Perú aproximadamente 6 millones de personas no tienen acceso al agua potable y cerca de 10 millones no tienen alcantarillado, incluso en la capital el 25% de los limeños carece de un servicio continuo de agua.

Esta situación que expresa un grave problema, no es consecuencia de una poca cantidad de agua, sino de un ineficiente y burocrático servicio estatal que tiene como responsable a la empresa pública Sedapal. No es posible que el agua potable de la ciudad de Lima siga siendo procesada en la Atarjea con una tecnología de la década de 1950 y que la población más humilde que no está conectada a las redes de agua potable tenga que pagar 10 veces más que las personas que tienen mayores recursos y que si están conectadas a estas redes.

Este deficiente servicio que se debe a problemas claves como la falta de captación de agua para abastecer a la ciudad de Lima, un déficit en la capacidad de producción, una red de distribución en mal estado y una deficiente red de desagües, hasta la fecha no ha sido resuelto por Sedapal, lo cual es una muestra tangible de su ineficiencia y capacidad para solucionar estos problemas.

Por estas razones concretas, el Estado peruano está en la obligación de cambiar de paradigma, es decir, dejar de lado esa creencia de que el sector público es el único que puede brindar el servicio de agua potable y optar por soluciones de mercado o privatización del sector. Aquí no se trata de temas ideológicos, sino de un sentido común que brinde soluciones eficientes a un tema muy grave que está afectado a los pobladores de los sectores más humildes de nuestro país.

Como indica el economista Luis Estrada “Introducir a la competencia en el sector que hoy monopoliza Sedapal, sería el mejor estímulo para hacerla eficiente. Hoy en Sedapal concurren la dirección y la tecnología con la política y la falta de transparencia a todo nivel. De una organización dividida por intereses ajenos y distantes de los objetivos, no se puede esperar eficiencia”.

Sería nefasto y tonto seguir manteniendo una burocracia que muestra carencia en todos los aspectos, desde falta de competencia y aptitud administrativa hasta excesivo control político y estructuras de incentivos perversos. La responsabilidad de cambiar este paradigma y emprender soluciones de mercado está en el actual gobierno, esperemos que así lo entienda y no tengamos que seguir dependiendo de un sistema obsoleto.

Comentarios de Facebook

commentarios

Acerca del autor

Edwin Zarco

Edwin Zarco

Sociólogo de la Universidad Nacional Federico Villarreal, Máster en Estudios Amazónicos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Máster en Economía de la Escuela Austriaca de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Especialista en Evaluaciones de Impacto Social e investigación en el ámbito de la Ecología de Mercado. Coordinador del Área de Política en el Master In Environmental and Economics de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

Deja un comentario