Mandatos

Sistema Penal – ODEBRECHT y la Sensación de Impunidad

image_pdfimage_print

La penetración del crimen organizado en la Política Peruana, como nuevo escenario social debilita la institucionalidad democrática de nuestro país, razón por la cual resulta necesario fortalecer nuestro Sistema Jurídico del Estado. Hoy no solo se trata de la corrupción de funcionarios, que siempre ha existido, sino de cómo han logrado introducirse diversas organizaciones criminales a controlar ámbitos del Estado para beneficiarse de los recursos públicos y neutralizar la acción del sistema penal. Se trata de un fenómeno que ha venido gestándose también a lo largo de varios años, pero que se ha hecho especialmente visible en el caso de ODEBRECHT.

La Propuesta presentada por el Presidente del Consejo de Ministros, respecto a la restricción de participación del Gigante Brasileño para la Reconstrucción Nacional como parte de la lucha anticorrupción en el Perú, resultaría un despropósito, teniendo en consideración que existen trabajadores, personal técnico, operarios, profesionales que no tienen mayor responsabilidad, respecto a los actos de los altos ejecutivos de la empresa investigada por los supuestos pagos de sobornos para las adjudicaciones de las obras estatales, más aún cuando, dicha propuesta no calza con nuestro actual sistema penal, debiéndose tener en cuenta que procesalmente debe incorporarse a la persona jurídica en el proceso para que participe como parte y garantizar sus derechos en el proceso, existiendo una audiencia especial para incorporar a una persona jurídica como tal.

Además de ello, debe tenerse en cuenta que uno de los delitos del modus operandi de estas organizaciones criminales, es el delito de colusión, al ser este un delito de encuentro o de participación necesaria, caracterizado por la concertación de dos o más personas para defraudar al Estado, en ese contexto, me hago la pregunta:

¿De qué manera una persona jurídica se puede concertar con otras personas?

La respuesta inmediata será que no lo hizo ODEBRECHT, pues como bien sabemos las empresas son una ficción jurídica, y por lo tanto no tienen capacidad de acción (ese es uno de los principales cuestionamientos a la teoría que se inclina por la responsabilidad de la persona jurídica), sin embargo ello cambia cuando se utiliza el seno de una organización empresarial para la comisión de delitos, debiendo diferenciarse si la empresa se creó para la comisión de dichos ilícitos o si esta situación se fue produciendo en el camino.

Finalmente,

si se incorpora a ODEBRECHT, también deberá incorporarse a las demás personas jurídicas, que consorciadas con el gigante brasileño se hicieron de contratos millonarios en desmedro de los recursos del Estado.

Esta es una buena oportunidad para que los órganos jurisdiccionales fijen criterios y pautas para el procesamiento de una persona jurídica, máxime si es un tema sobre el cual hay pocos pronunciamientos, lo cual requiere un trabajo serio y minucioso por parte de los operadores del sistema de administración de justicia, fenómeno que deberá ser analizado y legislado, pues al no existir normativa que la sancione, en principio todo acto de corruptela cometido entre particulares resulta ser impune en desmedro de los grandes intereses de la Patria Grande.

Comentarios de Facebook

commentarios

Acerca del autor

Miguel Ángel Ferreyra

Miguel Ángel Ferreyra

Deja un comentario